Proyecto «Música para compartir»

La propuesta de Música para compartir es brindar conciertos de contrabajo de manera interactiva e itinerante y está destinado al público en general.

Es interactiva porque se propone una instancia vivencial donde las personas que lo deseen pueden acercarse, tocar el instrumento y sentir sus vibraciones. Es itinerante porque la modalidad del concierto permite emplazarse en diferentes espacios y contextos (escuelas, bibliotecas, centros culturales, instituciones de todo tipo).

Se trabaja con un repertorio amplio, que incluye distintos estilos de música (folklore y contemporáneo) y se cuenta, a través de ese recorrido, la historia del instrumento.

Se trata de un espacio pedagógico, lúdico, artístico y también social, donde encontrarnos, divertirnos y aprender algo nuevo son los principales motores. En este sentido la propuesta es simple: aparecer en un día cualquiera, sin grandes preparativos y compartir un momento.

Objetivos

  • Generar un encuentro “diferente” donde lo que medie sea esencialmente la música.
  • Compartir y dar a conocer al contrabajo como instrumento solista.

 

Algunos por qués

Música para compartir nació de las ganas de convidar un saber tan precioso como es la musicalidad que transmite el contrabajo. Hace algunos años atrás, en ocasión de una tarde musical en el barrio Itatí de la ciudad de Rosario, una señora me dijo emocionada: “semejante instrumento debería ser conocido por más personas”. Ese fue el puntapié para crear este proyecto que hoy tiene casi 10 años y con el que recorrí barrios y comunas de todo Rosario y sus alrededores (Villa Amelia, Roldán, Venado Tuerto, Funes, entre otros).

Creo valioso este proyecto porque encuentro en la música una manera diferente de vincularnos entre las personas; porque invita a conectarse con sensaciones nuevas y ese solo hecho, como si fuera un paréntesis, puede modificarnos el día.

Además, el contrabajo como objeto llama mucho la atención, propone una vivencia nueva, generando un clima de respeto y de escucha en lugares que habitualmente no han sido pensados para dar un concierto.

 

Modalidad para la implementación

La propuesta está pensada para personas que transitan por diferentes instituciones como escuelas, centros de salud, bibliotecas, centros culturales, y otras. En este sentido y a fin de poder sumar a algún proceso de trabajo en curso, la idea es contar con una instancia de reunión previa al concierto, con los y las referentes institucionales, para consensuar la propuesta, conocer las particularidades del lugar y definir detalles de organización: día y horario del encuentro.

El mismo contará con una duración aproximada de una hora que incluirá: el concierto, una breve conversación sobre el instrumento y la vivencia con el mismo. La duración propuesta busca ser suficiente para poder entrar en sintonía con el clima del momento, pero no demasiado extensa como para que se diluya.

En cuanto a los recursos, sólo se requiere de un lugar cerrado para garantizar la posibilidad de escuchar la música.